La esperanza de vida de los estadounidenses de raza negra es menor debido a los accidentes cerebrovasculares y a las cardiopatias

American Heart Association's picture
Printer-friendly versionPrinter-friendly version

Declaración científica de la American Heart Association

October 23, 2017 Categories:

Aspectos destacados de la declaración:

  • Los estadounidenses de raza negra presentan una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares en comparación con los estadounidenses de raza blanca.
  • En el caso de los estadounidenses de raza negra, aparecen con anterioridad factores de riesgo de cardiopatía en comparación con los estadounidenses de raza blanca.
  • Influyen factores determinantes sociales como la salud, el estrés y factores culturales.

DALLAS, 23 de octubre de 2017: la esperanza de vida media de los estadounidenses de raza negra es considerablemente inferior que la de los estadounidenses de raza blanca, principalmente debido a cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, que han supuesto la pérdida de más de dos millones de años de vida de los estadounidenses de raza negra entre 1999 y 2010, de acuerdo con una nueva declaración científica publicada en la revista Circulation de la American Heart Association.

Las cardiopatías son la primera causa de muerte en Estados Unidos, pero en el caso de los estadounidenses de raza negra, las cardiopatías se presentan antes y el número de muertes por este motivo es superior en comparación con los estadounidenses de raza blanca. En los últimos años, la esperanza de vida de los estadounidenses de raza negra ha sido 3,4 años inferior a la de los estadounidenses de raza blanca (75,5 frente a. 78,9 años, respectivamente), diferencia que se debe en gran medida a una mayor tasa de ataques cardíacos, paros cardíacos súbitos, insuficiencias cardíacas y accidentes cerebrovasculares que en el caso de los estadounidenses de raza blanca.

A pesar de que la situación socioeconómica es uno de los principales factores que contribuye a esta mayor incidencia de las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares en el caso de los estadounidenses de raza negra, en la declaración se pone de manifiesto que en la clase media-alta de la población estadounidense de raza negra, los resultados siguen siendo peores en el caso de los estadounidenses de raza negra, incluso con un estado socioeconómico comparable al de los estadounidenses de raza blanca.

Los factores de riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, como hipertensión arterial, obesidad y diabetes, surgen antes entre la población estadounidense de raza negra. "Es fundamental que comencemos a prevenir estas desigualdades educando a los niños y adultos jóvenes para que entiendan la importancia de llevar una vida sana. Los primeros años de la edad adulta son un periodo en el que mucha gente abandona el sistema de salud. Si no existe una red de salud de seguridad que haga hincapié en los cuidados preventivos, es probable que continúen estas desigualdades en relación con la aparición de los factores de riesgo", indicó Mercedes Carnethon, Ph.D., presidenta del grupo de redacción y catedrática asociada de medicina preventiva (epidemiología) en la Feinberg School of Medicine de la Northwestern University en Chicago (Illinois).

Por ejemplo, de acuerdo con la recomendación, el 13,8 % de los niños estadounidenses de raza negra padece hipertensión arterial, en comparación con un 8,4 % en el caso de los niños estadounidenses de raza blanca. En diferentes estudios se ha demostrado que la presencia de hipertensión arterial en la juventud aumenta las posibilidades de que una persona tenga hipertensión arterial durante el resto de su vida. En el  Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis (MESA) se ha observado que el cociente de riesgos de hipertensión arterial que continúa hasta edades más tardías era 1,5 veces superior en el caso de estadounidenses de raza negra en comparación con estadounidenses de raza blanca hasta los 75 años. La hipertensión arterial contribuye a que los estadounidenses de raza negra sufran más accidentes cerebrovasculares e insuficiencias cardíacas.

En la declaración también se pone de manifiesto que los índices de obesidad son mayores entre los niños y adultos estadounidenses de raza negra en comparación con los de raza blanca. El veinte por ciento de los niños estadounidenses de raza negra de entre 2 y 19 años son obesos, en comparación con el 15 % de los niños de raza blanca. Entre los adultos, el 58 % de las mujeres estadounidenses de raza negra y el 38 % de los hombres son obesos, en comparación con un 33 % de las mujeres de raza blanca y un 34 % de los hombres.

En el caso de los estadounidenses de raza negra, los aspectos culturales plantean un desafío para reducir la obesidad. En diferentes estudios de investigación se ha observado que muchos estadounidenses de raza negra presentan una preferencia cultural por cuerpos de mayor envergadura, sobre todo en el caso de mujeres. Estas actitudes presentes entre los estadounidenses de raza negra complican la concienciación sobre los riesgos de la obesidad y la disposición para participar en programas de control del peso. 

Las personas con pocos recursos socieconómicos (menos educación y menos ingresos) llevan una alimentación menos sana, suelen practicar menos actividad física y duermen peor. Todo esto da lugar al desarrollo temprano de factores de riesgo de cardiopatías. Esta gran cantidad de factores ambientales y sociales adversos es el principal determinante de las desigualdades. Aproximadamente el 26 % de los estadounidenses de raza negra vive en la pobreza, en comparación con el 15 % en el caso de la población total. Los ingresos medios de una familia estadounidenses de raza negra son 43 151 USD, en comparación con 66 632 USD en el caso de la población estadounidense

Otra posible explicación de las continuas desigualdades en la clase socioeconómica en el caso de estadounidenses de raza negra son fuentes de estrés únicas. "A pesar de que la mayoría de la gente sufre estrés derivado del trabajo y de acontecimientos importantes en sus vidas, los estadounidenses de raza negra tienen más posibilidades de sufrir un estrés económico continuo y de afrontar problemas para mantener su salud, entre lo que se incluyen evitar el aumento de peso y el tratamiento de enfermedades crónicas como la hipertensión arterial o la diabetes", afirmó Carnethon.

Los autores indican que entre las iniciativas de salud pública que podrían favorecer un entorno sano se incluyen: limitar la venta de alimentos no nutritivos en colegios y cerca de estos, etiquetar los menús y ofrecer incentivos a las tiendas de alimentación para que sitúen establecimientos en desiertos alimentarios locales, crear espacios seguros para actividades físicas supervisadas con el fin de reducir la criminalidad, y mantener restaurantes y espacios públicos libres de humo, entre otros.

Esta declaración científica es una "instantánea" de la salud cardiovascular general actual de los estadounidenses de raza negra, obtenida a partir de una completa revisión de casi 300 estudios científicos. Incluye una descripción general de la incidencia de las enfermedades cardiovasculares entre los estadounidenses de raza negra. También se explica cómo comportamientos inadecuados para la salud y factores de riesgo tradicionales afectan a las desigualdades entre estadounidenses de raza negra y de raza blanca. Se analizan los factores genéticos y biológicos que pueden contribuir a la aparición de enfermedades cardiovasculares en los estadounidenses de raza negra, los tratamientos médicos y los factores sociales, culturales y ambientales que influyen en la prevención y el tratamiento de las enfermedades en estadounidenses de raza negra.

Los coautores son el Dr. George Howard, P.H.; Jia Pu, Ph.D.; Dra. Michelle A. Albert, M.P.H.; Cheryl A.M. Anderson, Ph.D.; Dr. Alain G. Bertoni, M.P.H.; Mahasin Mujahid, Ph.D.; Dra. Latha Palaniappan, M.S.; Dr. Herman A. Taylor, Jr.; Dr. Monte Willis, Ph.D. y Dr. Clyde W. Yancy.

Recursos adicionales:

###

La American Heart Association/American Stroke Association recibe financiación de personas particulares principalmente. También se reciben donaciones de fundaciones y empresas, y financian programas y eventos específicos. Se aplican políticas estrictas para evitar que estas relaciones influyan en el contenido científico de la asociación. La información de carácter financiero de la American Heart Association, incluida una lista de las contribuciones realizadas por fabricantes farmacéuticos y de dispositivos, así como por proveedores de seguros sanitarios está disponible en www.heart.org/corporatefunding.

Acerca de la American Heart Association

La American Heart Association está comprometida con la prevención de las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares, las dos causas principales de muertes en el mundo. Nuestro equipo está formado por millones de voluntarios para financiar la investigación innovadora, luchar por una política de sanidad pública más fuerte y proporcionar herramientas e información que salvan vidas para evitar y tratar estas enfermedades. La asociación tiene su sede en Dallas y es la organización formada por voluntarios mayor y más antigua del país dedicada a luchar contra las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares. Para obtener más información o implicarse en la causa, llame al 1-800-AHA-USA1, visite heart.org o llame a cualquiera de nuestras oficinas situadas por todo el país. Síganos en y .

Copy this html code to your website/blog to embed this press release.

Comments

Post new comment

1 + 12 =

To prevent automated spam submissions leave this field empty.